Tu Mundo Templario

Caballero, Templario recupera la llave de tu mundo interior. Mira en el silencio a ver si la encuentras, o en un cuadro que te inspire, o quizás en una leyenda tal vez. Y cuando estés allí, delante de la puerta, ábrela con esa ilusión de quien ha encontrado un tesoro.

Puede que encuentres polvo y suciedad si han pasado meses o años desde que no habitabas en ese espacio íntimo, tu mundo Templario, pero recuerda que sólo si limpias todo, podrás encontrar lo que buscas, lo que realmente te importa.

Nada que decir, y llegan las palabras justas. Nada que buscar, y todo se encuentra. Nada que controlar, y todo se armoniza. Nada que querer, y todo se completa. Nada que ser, y se es todo, porque todo esto queda reflejado en tu interior, en tu corazón, en tu mundo Templario.


Templarios y Caballeros, guerreros, si queremos alcanzar algo, solo debemos ponernos en pie. Después nos pondremos en marcha, en dirección a lo que queremos y deseamos alcanzar como meta.

El que no se levanta, el que no hace, el que no camina, el que no intenta alcanzar lo que sueña, convierte su vida en una quimera. La ensoñación lo consuela y la frustración lo destroza. ¿Para qué esperar a que la vida nos golpee en la cara?

Cambiar es una necesidad, para tener una vida plena, y por tanto también es necesario tomar conciencia de que la calidad de vida que ahora tenemos, es el resultado de los pensamientos y actitudes que hemos mantenido hasta el día de hoy, siendo generados por las creencias que nos fueron inculcadas, por nuestros padres, por nuestra Fe, por nuestro Señor.

Adoptemos nuevas ideas y formas de pensamiento para mejorar nuestro desarrollo y crecimiento personal.

Un Caballero Templario, un Guerrero de la Luz es aquel que en su mundo Templario comprende lo sagrado en todo lo que es, y lo vive como lo único real, protegiéndolo y expandiéndolo en su vida y en la de todos aquellos que forman parte de su peregrinar.

Y como una estrella radiante en el firmamento, despliega toda su luz para alumbrar su camino y el de todos aquellos que formen parte de su paso por la Tierra. Cuida el presente, porque en él vivirás el resto de tu vida. En tu mundo Templario, todos somos durmientes en una jungla de asfalto, en una ciudad de espinas, en pueblos de celos y envidias.

¿Dónde quedan los sentimientos humanos? ¿Dónde asoman los principios de hermandad?

No me vale ese sentir temporal, efímero, de ofrecerse ante los duelos que llegan y quedan arrinconados, no me vale el compartir comida, agua, apoyo, consejos y abrazos de minutos, de días o unas pocas semanas.

Eso está bien, pero, somos tan insensatos, tan ignorantes, tan superficiales, que tiene que suceder una desgracia para abrir los ojos tan solo por unas horas. Abrir los ojos, abrir la mente, tomar Consciencia.

Permitimos el lastre, el ancla pesada que no deja zarpar. Toleramos las cadenas que arrastrar, las ciénagas por las que caminar. Y seguimos quejándonos. ¿A quién nos quejamos y por quién somos escuchados?

¡¡¡ Sonríe, hoy no es día de detener los pasos, hurgar en las heridas y dejar caer los brazos!!!No, Templario, hoy no es ese dia. Hoy es tiempo de apretar los dientes, buscar la ilusión, luchar por algo.


Y si el despertar duele, el caminar cansa, y los sueños huyen, entonces, fuerza una sonrisa, que la vida es espejo y tú eres la imagen, ella tan sólo es el reflejo. Las personas valientes no nacieron siendo de esa manera. Las personas valientes se hicieron de esa forma después de vencer los miedos más terribles, en su mundo interior, y así lo harás tú también, porque tú eres un Caballero Templario y vives en tu mundo Templario.

¿Y por qué no habrías de hacerlo tú también? Siente en tu corazón la llamada del mundo templario, porque el corazón no muere cuando deja de latir. El corazón muere cuando los latidos dejan de tener sentido.

Templario y caballero me gustas por tu gentileza, por tu forma de pensar, por tu inteligencia con sombras de rebeldía y por tu alma guerrera, por tus inconfesables travesuras de guerrero consentido.

Me gustas porque entre tus palabras, tu armadura y tu espada, se cuelan retazos de tu alma en este mundo templario, porque me veo en ti y así soy yo, siempre guerrera en un mundo templario… una Dama Templaria para mayor Gloria de Cristo nuestro Señor.

++nnDnn++

Imagen por defecto
Lore Magda
Artículos: 216

2 comentarios

Deja un comentario