¿TEMPLARIO…O VÍCTIMA?

templario...o víctima?

¿TEMPLARIO…O VÍCTIMA?

Un caballero, un templario o un guerrero no pasa sus días intentando ser víctima, representando el papel que los otros escogieron para él. Por eso, cuando entiende que está en el límite de su resistencia, sale del combate, sin culparse por haber hecho alguna locura inesperada, pero con la conciencia tranquila y la cabeza bien alta.

Templarios, caballeros, guerreros, a veces hay que pasar por alto el comportamiento o actitudes de los demás, porque nadie puede aportarte paz, salvo tú mismo. La posibilidad de convertirte en victima radica en ti. Tú eres la persona que decide serlo o no.

Los templarios que se dejan manipular, ni se someten a alguien más, porque se figuran que no son lo suficientemente inteligentes, o lo bastante fuertes o porque no tienen confianza en sí mismos, y son víctimas cuando su vida casi nunca se dirige hacia sus deberes, como templario.

Caballeros templarios, los agravios no proceden de lo que los demás te hagan, sino de lo que tú decidas hacer con tus sentimientos respecto a estos.

Templario, caballero y guerrero tú eres el único que puede decidir cómo te vas a sentir: deprimido, culpable, herido, indiferente o furioso. No te castigues a ti mismo. Si cambias tu disposición de “sentirte ofendido”, tu victimismo desaparecerá, ten fe, porque eres soldado de la Blanca Milicia de Cristo y confía en que ningún daño quedará sin saldar.

++nnDnn++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *