La Lealtad en la Edad Media

La Lealtad en la Edad Media

La Lealtad en la Edad Media

La lealtad en la edad media era una gran virtud que reinaba en las Ordenes de Caballería. En la Edad Media el concepto del honor se ponía a prueba diariamente. El espíritu caballeresco medieval expresaba fidelidad al deber y a la honra. Por doquier y en todos los niveles de la sociedad se escuchaban expresiones: Por mi honra, por vuestra honra, salva mi honra. El Fuero de Plasencia y su extenso territorio llegaba en nuestra zona hasta la garganta de Chilla.


Este Fuero contemplaba, entre otras muchas órdenes, la institución de la caballería formada por nobles caballeros, hombres buenos y vecinos honrados que mantenían a su cargo caballo y armadura para acudir en socorro del concejo o del rey y exterminar a los golfines, grupos de ladrones y forajidos que asaltaban en los caminos y tenían atemorizada a la población.

Los malos momentos pasan a ser cenizas, cuando tu mismo Caballero Templario decides quemarlos.

En mayor o menor medida el pasado nos afecta, sí, pero de ningún modo debemos permitir que controle nuestro presente ni tampoco que guíe nuestros pasos hacia el futuro. De ninguna manera debemos construir muros hechos con ladrillos de esa historia que ya es pasado ,pero hay que guardar siempre la lealtad hacia nuestros ancestros ,hacia las virtudes templarías que nos llevan a buen camino.

Hay que ser leal ,es cosa de Caballero ,porque si no ,ese dudoso pensamiento nunca se irá del todo, y al igual que ese pasado, siempre estará ahí, pero podemos hacer algo muy importante… restarle fuerza, valor, poder, ya no es nada, tan sólo un pensamiento que pasa desapercibido, un trocito de pasado que cuando queramos, sabemos que podemos tirar a la basura. Así que no dejes que tus demonios te quemen, enciende una hoguera y decide quemar esos momentos. Ya solo serán cenizas.

Hay personas que tienen miedo al silencio porque con él, empiezan realmente a escuchar lo que traen en la cabeza. Un símbolo de tu fuerza Caballero Templario además de la lealtad, son las propias cicatrices que la vida te ha dejado, pero no tienes que avergonzarte de ellas porque ese dolor ya sanó, lo conquistaste y aprendiste la lección que te hizo más fuerte.

Siéntete orgulloso de ese tatuaje del triunfo, es tu victoria… cada pequeña lucha es un paso adelante y un escalón más que has logrado superar.

Los Caballeros Templarios tuvieron gran prestigio y reconocimiento popular por sus grandes gestas. De este siglo viene la expresión popular que ha llegado hasta nuestros días: Es todo un caballero.

++nnDnn++

Continuando la Tradición Templaría

2 comentarios

  1. Se debe volver a las viejas costumbre de conciencia y dedicación y demostrar un nuevo temple siguiendo con las enseñanzas de los primeros caballeros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 − 3 =

Translate »