No se puede quemar un alma Templaría en una hoguera. El alma de un Templario verdadero nunca tardará en nacer de nuevo y luchar tan bravo como la primera vez.

Templarios y caballeros, cuando el camino se vuelve duro solo los duros seguimos caminando, teniendo de ejemplo a nuestro último Gran Maestre, Jacques de Molay, viendo cómo te observan, te critican, te envidian y al final te imitan.

Jacques de Molay libro batallas más allá de lo humanamente soportable, basadas en la creencia, en la fe en nuestro Señor, arriesgándolo todo por un sueño que nadie más alcanzó a verlo excepto tú, templario.

¿Quieres estar y sentir paz, y tener la experiencia de vivir teniendo un alma templaría?  Pues, ¡hazte templario!, y siente el honor de estar a la sombra del Gran Maestre Jacques de Molay y sentir el alma templaría más grande que existió jamás. El alma de todo templario, un honor escrito a punta de espada y para poder conseguirlo ningún sacrificio es excesivo. Conseguir la paz y un alma templaría que permanecerá en ti hasta el fin de los tiempos.

¿Quién dice que rendirse es resolver lo difícil?

Templarios y caballeros hay que saber caer muchas veces llorar con honor y sentirse con frío para llegar al calor y conseguir tener un alma templaría como la tuvo nuestro Gran Maestre.

Hermanos templarios y guerreros la verdadera libertad se gana o se pierde en el corazón. ¿Quiénes lo ganan? Declárala dentro de tu propio corazón, desarma tu alma de toda esperanza, miedos y deseos vanos que transforma tu mundo en una prisión sofocante y hallarás un mundo templario más amplio que el universo.

El Maestre Jacques de Molay nos enseñó que ningún templario apaga su luz. Aquella persona que es sabedora de un alma templaría, se tiene a sí misma. Nos enseñó que un caballero templario sabe, entiende y comprende sus luces, pero también comprende sus sombras, que en su interior tiene por brújula su fortaleza y por timón el coraje, y que ambos los guían.

El valor espiritual del último Gran Maestre, Jaques de Molay resalto mediante su compostura, y serena presencia de ánimo y sus últimas palabras dichas con la fuerza de su alma templaría, que demostró que la tranquilidad es el coraje en reposo, y que si eres un verdadero caballero templario, no hay que culparse por lo que pasó, pero tampoco dejaras que los errores se repitan.

Non nobis, Maestre Jacques de Molay, hinco la rodilla ante ti, siempre y para siempre,

Semper fidelis.

++nnDnn++

Imagen por defecto
Lore Magda
Artículos: 216

3 comentarios

  1. Es tan conmovedor el relato con el poder de las palabras.. que no puedo expresar algo logico.. racional.. todo eso es tan TAN lejano al impacto en mi alma por el SENTIR.. y solo puedo hacer una cosa.. llorar.. llorar.. llorar y sentir que el peso de la Historia.. denuda mi alma en este HOY…

    • Cristo es paz y amor.existieron personas que no lo vieron asi.cristo y sus discípulos no fueron guerreros.lo crusificaron sin Resistencia .cobardemente.creo que los guerreros del temple fue el primer y gran ejército de grandes fieles que tuvo cristo.grandes guerreros y grandes fieles al señor.por primera vez la cristiandad tuvo guerreros de dios.fue muy necesario estos guerreros a la comunidad cristiana.

Deja un comentario