Continuando la Tradición Templaría

Hermano Templario

 

Hermano templario, a ti te fue entregado el don más poderoso de todos para salvaguardar tu mente, el don de la perseverancia. Forjado de la luz con la cual están hechas las estrellas.

Cargaras una armadura más fuerte que el acero, te protegerá de todo lo que el mundo pueda brindarte. Llevarás una vida honorable, porque el honor libera el alma y cura la tristeza y la depresión. Si el mundo se olvida de los valores, ideales, Jamás retrocederás, aunque seas minoría de uno, la verdad sigue siendo la verdad.

Honrarás tu palabra como respetas tu vida. Ya que eso es lo único que posee realmente el hombre y la mujer. Serás siempre frontal, aunque esto conlleve la pérdida de la comodidad.

Solo amaras de una forma, hasta el final, de forma pura y sincera cargando un corazón que no conoce de traiciones. Cuando las personas podridas te digan que es imposible, serás siempre la prueba viviente de que lo que solo se ocupa una mente virtuosa y honorable para conseguir todo.


Hermano templario escucharas a necios, hipócritas, orgullosos y demás gente nefasta susurrarte al odio, endulzarte la mentira para que claudiques y te conviertas en eso que odias, pero jamás te traicionará por nada y nadie.

Tomarás la mano de quien sea tu compañero de vida, el dolor será inevitable, pero el aprendizaje opcional. Siempre juntos, siempre hasta el final, para que ese legado pueda continuar con la pureza del linaje, hijos, familia, tu propio círculo, y tengas la certeza de quien sea tu esposo o esposa, es un ser virtuoso de palabras poseedor de una mente extraordinaria, y que no podrías entregarle mejor regalo a tu circulo interno, que un amor incondicional sin traiciones, un amor puro y sincero hasta el final.

Para cada templario, en algún lugar, hay siempre una espada, un casco, un escudo, un baussant a seguir siempre los pasos del Señor y una misión que cumplir siempre con la protección de Jesucristo pues somos la Blanca Milicia de Cristo y de nuestro Señor.

Tenemos el poder de construir nuestra propia historia. Hermano Templario, solo los valientes pueden cambiar la realidad, porque se esfuerzan, se comprometen, se vuelven a levantar una y mil veces, buscando la mejor solución. Estamos en marcha. No hay excusas, estamos listos por que hicimos historia somos historia y haremos historia.

Hermanos templarios, vestíos, pues, como escogidos de Dios, Santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia pues sois seres de la luz celestial y justicia de Señor y de Cristo.

Hermanos templarios, monjes amables y guerreros a la vez protectores de la Cristiandad, defendiendo al débil haciendo justicia para lo injusto llevando la paz donde hay guerra protegiendo a toda mujer, anciano o niño de la tiranía de los tiranos e infieles y protectores de los Santos lugares. Somos Templarios y somos el ejercito de la blanca milicia de Cristo y de nuestro Señor.

Y tu Dama Templaría ¡Eres una Valiente¡ Como cristiana, puedes ser fuerte y estar segura de quién eres como hija de Dios. Eres una mujer que muestra compasión a los necesitados, amas a los que te rodean y tienen pensamientos puros. Eres amable y generosa; dices la verdad y no te comparas con otras personas. Cuando el enemigo envía sus flechas hacia ti, te mantienes firme, estás buscando persistentemente la ayuda de tu padre celestial.


Lees la palabra regularmente y recuerdas las promesas de Dios y le obedeces. Ansías el cielo y estás agradecida por tu salvación. La preocupación y la ansiedad huyen, porque le entregas tus problemas al señor. Tienes la valentía de ser usada al proclamar tu fe. Dichosa tú que en tiempos de temor y desánimo tienes al señor para ayudarte y guiarte todos tus días.

Hermanos templarios, y el Señor dijo: «El que me sigue, no anda en tinieblas». Estas palabras son de Cristo, con las cuales nos exhorta a que imitemos su vida y costumbres, si queremos ser librados de la ceguera del corazón y alumbrados verdaderamente.

También tú, oh cristiano, hermano, tienes una vocación aquí en la tierra, aunque no sea de predicador del Evangelio y de extender el reino de Dios como el sacerdote el monje o el Templario el misionero y la religiosa en lejanas misiones; pero sí que eres llamado a ser buen cristiano, a dar buen ejemplo al prójimo con tu paciencia, humildad, obediencia y todas las demás virtudes templarías.

CONTINUANDO LA TRADICION TEMPLARIA Conocimiento y Tradición Templaria sobre la Orden de los Pobres Caballeros del Templo de Salomón.
Padre nuestro que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén. Dios te salve María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Gloria al Padre, Gloria al Hijo y Gloria al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

++nnDnn++

Imagen por defecto
Lore Magda
Artículos: 225

3 comentarios

  1. Hermoso escrito que manifiesta la virtudes que acompaña y sirven de coraza a quien decide constituirse en un caballero de Cristo.
    Felicitaciones a quienes han recibido ,la gracia y el reconocimiento de la iniciación deseándole que está iniciación halla sido una puerta de luz de la verdadera iniciación espiritual y de encuentro con las profundidades de sus ser para integrarse con el padre con el apoyo de hijo formando una nueva triada y constituyéndose en uno.

Deja un comentario