EL CABALLERO TEMPLARIO Y SU FORMA DE LUCHAR

el caballero templario y su forma de luchar

EL CABALLERO TEMPLARIO Y SU FORMA DE LUCHAR

El Caballero Templario y su forma de luchar, es diferente, tiene gentileza en fuerza, prudencia de manera discreta como el viento veloz, y es astuto como un águila, es como una piedra tallada junto al mar, afilada y probada por el tiempo, de la tempestad que va y viene, pero firme en el llamado de cada ser humano, de cada hermano.

El Caballero Templario es un ser mortal perseguido por la pasión, por un ser querido que hierve dentro del corazón tan audaz y llameante, por el amor al prójimo, y por el amor a la libertad. Pero nada más convincente, cuando el enquistador por el espíritu que trasciende como un fénix de ardiente espíritu templario elevándose por encima de las cenizas del pasado, para forjar con los tiempos contenciosos, la paz de tantas guerras pasadas.

Actos de Fe, recuerdos que  van y vienen como una puesta en escena, donde la forma de luchar de un Templario prevalecen sobre las hordas de tinieblas que caen sobre la tierra ,cuchillas chocando con espuelas y sangre, gritos y lamentaciones melancólicas de almas furiosas ,las cabezas ruedan y los cuerpos caen ,bañan la Tierra Santa , en carmesí constantemente vertiendo peaje allá donde está…una  figura solitaria tan audaz, con su brillante armadura y su Manto Blanco, un Caballero Templario luchando hasta el final ,para defender lo que Dios puso en su confianza para vigilar. El mal nunca triunfaría donde los hombres de bien con la cruz paté señalados han estado.

Después vienen tiempos de Paz,  un viaje espiritual , un viaje a la vida que se manifiesta como las nubes fugaces que acarician las cimas de las montañas ,contando las rocas y las piedras pulidas por el tiempo en el horizonte que espera ,pase lo que pase y no importa cómo cruzará el camino que está caminando penosamente ,lastimándose los pies ,pero el espíritu dentro  enciende la pasión del corazón que obliga a nuestro cuerpo y alma a aumentar su impulso empíreo para seguir adelante  … para terminar el viaje

Hay momentos durante nuestro viaje en la vida, donde nuestro camino puede estar nublado con la niebla de las incertidumbres, cegándonos, y las confusiones nos encierran, bloqueando nuestros puntos de vista sobre la vida y confiando en lo que vemos con nuestros ojos. Pero a veces lo que vemos no es lo que parece ser, nos engaña y puede llevarnos por mal camino, pero cuando permites que tu corazón guíe tu mente y tu alma, la luz de Nuestro Señor, surge en magnitud iluminando el camino detrás de cada lucha, de cada guerra, y te lleva a casa.

Verdad es que algunas veces me pregunte, ¿porque todas estas luchas me surgen a mí? Y sigo sin saber la respuesta. Como un verdadero Caballero Templario siempre procure ayudar a quien me necesitaba, siempre pensé, todo cuanto he hecho y hago, lo hago de corazón, di lo mejor de mí mismo, sufrí, llore y creí morir de pena y las consecuencias de mis actos, las asumí. Nunca sentí que sabía más que nadie e hice el mea culpa, sin dudarlo un solo instante.

Quizás me equivoque, pero fue un error involuntario hasta que un día tropecé con lo que me llevaría a destacar en mi lucha, en la forma de luchar de un verdadero Caballero Templario:

 ¡In Hoc Signo Vinces!

(Bajo este signo vencerás)

¡Non Nobis, Domine, Non Nobis, ¡Sed Nomini Tuo Da Glorían!

(no a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a Tu nombre da la Gloria)

 ¡Veritas Vos Libera bit Sicut Umbra Transeunt Dies!

 (La verdad te hará libre como una sombra que pasa el día)

      ++nnDnn++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *