A TI, CABALLERO TEMPLARIO

caballero templario

A TI, CABALLERO TEMPLARIO

Me dirijo a ti,  Caballero Templario  y guerrero …A ti, que a veces te rebelas y otras tantas te quedas sin fuerzas…A ti, que gritas ahora en silencio y con tu voz apagada, también creas el universo lleno de estrellas…

A ti, caballero templario, que ayer, ahora y hasta quién sabe cuánto, sin tregua, luchas y peleas….

A ti, templario te digo que es momento de escuchar tus emociones y ahora luchas, dando puñetazos en el aire y arrancándote los miedos a duras penas.

A ti, templario, guerrero te invito a morder como lobo, a sacar coraje para vencer esta maldita prueba, no desfallezcas, aunque otros te critiquen, se rían o ahora te niegan.

A ti, templario que eres este tipo de guerrero que piensas menos en los problemas y más en las soluciones.

Caballeros y templarios, no nos vengamos abajo y aprendamos de las personas que consideremos fuertes, que tomaremos de ejemplo a nuestro Señor Jesús Cristo, y también de nuestros hermanos ancestrales, que seamos valientes luchadores, enérgicos guerreros vencedores, quienes no aceptan situaciones difíciles, los que saben decir no, a quienes vencieron y vencen a pesar de todo.

A ti, templario a quien nuestro Señor te hizo soldado de la Blanca Milicia y te indicó que un caballero templario siempre debía caminar por el sendero de la verdad. Un camino difícil que se vuelve cada vez más empinado a medida que se acerca a la cima de la montaña. Si se puede vencer, ¿por qué creer que todo va a ir mal?

Templarios y caballeros, guerreros, parece que la vida se ha vuelto en nuestra contra, que nos cierra las puertas, pero quizás sea una prueba más, porque es el momento de crecer, de reflexionar para poder seguir adelante. Y esto ocurre porque a menudo no nos movemos si las circunstancias no nos obligan a ello. En estos momentos y tiempos difíciles recuérdate a ti mismo que el dolor no viene sin un propósito. Todo tiene un efecto, pero también una causa.

Caballeros y templarios, no juzguemos a quien pensemos que es culpable, porque no existe la culpabilidad, y si hay alguna certeza es que todo esto que estamos viviendo es únicamente responsabilidad del ser humano. ¿Hasta dónde hemos llegado? Vamos a demostrar a toda nuestra caridad y nuestra fe para que podamos ayudarnos y salir vencedores, airosos entre todos nosotros porque somos hijos del mismo Dios.

A ti, templario, por tu paciencia, por tu caridad, por tu fe, un triple abrazo templario y todo sea para la mayor Gloria de nuestro Señor.

++nnDnn++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *