REGLA DE LA ORDEN DE LOS CABALLEROS TEMPLARIOS

codigo templario

LA SANTA CIUDAD DE JERUSALÉN Cómo se ha de oír el oficio divino. Vosotros, que en cierta manera renunciasteis la propia voluntad, y los demás, que por la salvación de las almas militáis sirviendo al Rey supremo con caballos y armas, procurad universalmente con piadoso y puro afecto oír los Leer Mas…