FUIMOS HISTORIA Y YA SOMOS LEYENDA

somos leyendas

FUIMOS HISTORIA Y YA SOMOS LEYENDA

Templario, caballero y guerrero, fuimos historia y ya somos leyenda, te reconozco, sé que hemos estado juntos en multitud de batallas, en otras vidas, en otros tiempos en el que nuestros caminos se separaron, dejando nuestros corazones y nuestras almas en sumida en un vacío, que solo a través del aprendizaje tendría que enriquecerse un tiempo después y te dije: ¡Nos volveremos a encontrar!

Caballero y templario, nos juramos lealtad antes de darse nuestro reencuentro… Tú, venías dolido de otro cuerpo, sufriendo de las experiencias de otra piel… Yo venía marcado por heridas punzantes, por espinas clavadas por aquí y por allá y pensaba… Continuar tu camino cuando crees que ya no puedes más, es lo que te hará diferente de otros, porque un templario, caballero y guerrero no renuncia a lo que defiende, ni a su fe, porque lo guía el amor de nuestro Señor en lo todo lo que hace. Todo templario toma todo como un desafío y jamás abandona. Un templario lucha, pero no lucha por odio, lucha por sus creencias y por su fe.

El verdadero valor de un templario se encuentra en la grandeza de su alma y en la pureza de su corazón, no en cosas materiales que son las que menos valor tienen y a las que menos importancia se les debe otorgar.

Templario y caballero, guerrero, si te pones pruebas, superarlas, es un reto, pero disfruta al superarlas y alcanza tus metas sin miedo, sin rendirte. Porque un templario, un soldado de Dios es fuerte, lucha, y jamás se rinde.

Templarios y caballeros, no hay que olvidar que fuimos historia y ya somos leyendas, que en nuestro camino siempre nos marcamos una meta, una dirección y este es mucho más que un resultado.

Caballeros templarios, el encuentro con otras personas transforma la vida, pero el encuentro con uno mismo transforma el alma, para la mayor gloria de nuestro Señor.

++nnDnn++

1 comentario en «FUIMOS HISTORIA Y YA SOMOS LEYENDA»

  1. excelente lectura , muestra como debe ser un verdadero templario que no es solamente decirlo si no mostrarlo con acciones y valentía, dado que llevamos esa energía y fe desde tiempos atrás, transformar la vida en pro de aportar al mas necesitado y sobre todo mantener la oración en Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *