LAS DECISIONES DE TU VIDA

las decisiones de tu vida

      LAS DECISIONES DE TU VIDA

Caballero y Templario las decisiones de tu vida son las más difíciles ya que hay que tomarlas con el corazón. Sabes quién decidas ser templario y no importa si el paso que des, es pequeño o grande, lo importante es que des ese paso y no te quedes estancado.

Templario, Caballero y guerrero, ya basta de torpeza de tus actos, piensa que ya no quieres tropezar con todo en tu camino, que la madurez está golpeando tu puerta y no pasará de largo, ponte firme, toma la decisión de tu vida, la humildad será tu nombre, el silencio tu estandarte y los actos de amor tus palabras y así el egoísmo dejará de emitir sus juicios, la soberbia sus sentencias y despojaras todo el peso de tus malas decisiones para volar libre como el águila que eres.

Y si por circunstancias inesperadas, la vida te tumba y te hace caer boca abajo, vuelve a ponerte en pie y continúa luchando mientras dure el día, y si cae la noche te darás la vuelta y te quedarás mirando a las estrellas orando, pidiendo perdón y ayuda a Cristo Nuestro Señor.

Caballero Templario eres un buscador, un peregrino de la vida siempre caminando hacia un horizonte de esperanza que construyes paso a paso, a fuerza de compromiso solidario y capacidad para contemplar la vida en su profundidad.

Por muy perdido que puedes sentirte en esta vida, tu, Templario hay que tomar una decisión y creer que siempre hay un camino que te lleva hacia la salida, hacia la luz, hacia la esperanza.

Las oportunidades, la providencia y las cosas hermosas de la vida están a la vuelta de muchas de nuestras esquinas…a lo largo del camino y solo hay que saber doblarlas, o mirar al horizonte, saber recorrer el camino con la mente abierta, con el corazón dispuesto y las alas preparadas, y hacer que tu destino sea digno de un Soldado de la Blanca Milicia, de un Guerrero de Nuestro Señor….

Templario y Caballero, la humildad de tus decisiones, está en darse cuenta de que el instante en el que vives es irrepetible y único, que sentir que la brisa roza tu rostro y que tal vez mañana no lo haga, saber que los segundos que se aprietan en la frente pueden ser los últimos, o que este puede ser el último abrazo que das a tu hermano.

Así que toma esta decisión, sé humilde y sal afuera, al mundo por la puerta grande y regresa al atardecer, cuando el sol se debilita y coloca en tu yelmo ese reflejo diferente que te hace volver a ser un Templario de Cristo una vez más…

            Caballero Templario toma la decisión de tu vida y sé humilde, porque la humildad se alcanza solo cuando un hombre, no sólo confiesa que es más humilde e inferior a otros, sino que así lo cree en lo más profundo de su corazón, cuando sus actos de caridad están hechos desde el corazón, para la mayor Gloria de Dios Nuestro Señor.

++nnDnn++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *