LA SÁBANA SANTA

la sabana santa

¿GUARDO OCULTA LA ORDEN DEL TEMPLE LA SÁBANA SANTA?

Esta hipótesis de trabajo arqueológico es muy conocida, incluso desde mucho tiempo antes de que el historiador Lam Wilson la propusiera en 1978. Pero, aunque él estaba seguro de ello, le faltaban pruebas científicas. Años después otra historiadora, Barbara Frale, autora del libro Los Templarios y Los Templarios y la Sábana Santa, cree haber encontrado en el Archivo Secreto Vaticano las pruebas de ello.

Para los estudiosos de la Orden del Temple era algo seguro que los freires habían custodiado la Síndone durante muchos años, después del saqueo a Constantinopla, porque la mortaja de Jesús era la reliquia más excepcional, y sólo en las manos de los caballeros del Templo podía estar segura.

Los datos de Frale se basan en un documento del proceso inquisitorial contra la Orden que promulgó el Papa Clemente y el rey francés Felipe. En el mismo se recoge el testimonio de un freire, Arnaut Sabbatier, en el que narra la forma en que fue iniciado en la Orden templaria en 1287 en su ceremonia de ingreso. En su declaración, Sabbatier declara que besaban la imagen de un hombre en una larga tela de lino. Después de hacer los votos de pobreza, obediencia y castidad, como otro monje, sus superiores le llevaron a un lugar secreto, accesible solo a los hermanos de la Orden, le mostraron una larga tela de lino que mostraba la imagen de un hombre y le hicieron adorarlo, besándole tres veces los pies.

Según Wilson, erudito inglés de la Universidad de Oxford, en 1204 la IV Cruzada saquea Constantinopla, y cientos de reliquias desaparecen de la corte e iglesias bizantinas para ir reapareciendo luego en Occidente. Lo cierto es que el mercadeo de reliquias fue una de las formas de ingreso y negocio más importantes para la Iglesia, para conventos, abadías y cortes medievales.

La Sábana Santa o Síndone, según la tradición bizantina, había envuelto el cuerpo de Cristo en el sepulcro. Por ello, con toda seguridad, sería la reliquia más importante, muy por encima de la famosa Cruz de santa Elena (de cuya realidad histórica aún se discute) Lo cierto es que después de su salida de Constantinopla, la Síndone vuelve a aparecer en 1353 en una iglesia francesa, en Lirey, expuesta a la veneración de los fieles por donación de una familia descendiente del templario Geoffroy de Charney (que murió ejecutado en la hoguera junto al Maestre De Molay)

Durante más de cien años, la Orden del Temple mantuvo en secreto una de sus posesiones más veneradas y delicadas. ¿Por qué? Para Bárbara Frale la respuesta habría que buscarla en la orden de excomunión dictada por el Papa a todos los cruzados que participaron en el ignominioso saqueo de Constantinopla y que el IV Concilio Lateranense, en 1215, decretó la misma pena a quienes traficasen con reliquias; por cierto, sin mucho éxito ni obediencia.

Pero la misma especialista, de alguna forma, se contradice en su hipótesis, porque expone que el motivo del secretismo de la Síndone por parte de los freires se debió a que su posesión, mostrando el cuerpo de Jesús en toda su cruenta pasión, sería caldo de cultivo para la controversia por parte de ciertos grupos cristianos heréticos.

Pero afirma, correctamente, que el Temple estaba aislado del poder clerical y civil, por lo que podían haber informado de su posesión, y lejos de ser excomulgados, haber sido tratados, una vez más, como lo que eran: héroes cristianos, porque habrían salvado a la Sábana Santa de otros usos heréticos e incluso de su destrucción.

Quizá las razones eran otras. Frale insiste en que la Sábana Santa representa con todo detalle las muestras de la pasión de Jesús. Cierto. Pero se olvida de que estos datos los tenemos hoy, con nuestra adelantada tecnología, y que, en realidad, la impronta de la Síndone es un negativo y que poco se aprecia al natural, incluso para los fisiólogos. Es decir, todos los datos forenses que ahora apreciamos en la Síndone y que nos hacen comprender científicamente cómo fue la tortura al Maestro Jesús, no se podían haber conocido en el siglo XI… ¿O sí?

¿Conocían los Templarios más que sus contemporáneos al respecto?

Lo que si podemos tener claro es que, gracias a la Orden del Temple, ahora tenemos el elemento arqueológico más importante de la cristiandad (y de nuestra civilización) el que muestra que en aquel sepulcro judío de hace dos mil años, algo paso, algo excepcional que hoy se muestra en toda su grandiosidad….

++nnDnn++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *