EL CAMINO PERDIDO

el camino perdido

EL CAMINO PERDIDO

Caballeros y templarios, el camino perdido de los templarios, es un camino que ningún templario recorría a través de libros o historias…y que ningún templario que desee serlo debe recorrer en pleno siglo XXI detrás de historias contadas.

Muchos conocen lo que los libros cuentan de los templarios y muy pocos la verdadera historia y muchos menos aún, conocen el motivo real por el que un templario desea serlo por encima de todas las cosas.

Lo que yo llamo el camino perdido de los templarios, no es terrenal, el verdadero camino de un Templario es espiritual, nace de dentro y desde dentro de cada uno de nosotros. Nace del autoconocimiento, del autoanálisis y de la autocrítica.

Templarios y caballeros, este es el camino más complicado, más difícil de recorrer, porque es un camino totalmente individual en el que siempre saltan miles de dudas, miles de incógnitas, pero también es el camino más placentero, puesto que conseguir, resolver esas incógnitas y dudas hasta llegar a conocerse a uno mismo, de tal manera, que conocer tus limites, tus metas, tus anhelos, no tiene posible parangón…

Es esa esencia y el autoconocimiento el que guió a los templarios de antaño…lo que les hizo desprenderse de sus bienes terrenales para alcanzar y llevar a cabo un fin superior: servir a los demás en cuerpo y alma…Ellos no tenían miedo a la libertad, se sentían libres porque las reglas del Temple eran aceptadas, no impuestas, algo que no pasaba en el sistema de entonces ni en el de ahora, que en esencia es el mismo.

Eran valientes en una sociedad injusta, sus valores siguen vigentes hoy en día, y por eso molestaban entonces y molestan ahora. Adoptemos sus Principios y Valores, seamos valientes.

Caballeros y templarios, este es el camino perdido de los templarios, que, aunque existe no es conocido, ni encontrado por la mayoría de los que a día de hoy se consideran templarios, y hoy más que nunca es fundamental regresar a ese camino que tenemos olvidado…

El verdadero conocimiento solo se empieza a alcanzar cuando has sido capaz de conocerte realmente a ti mismo y convendría no olvidarlo porque un verdadero Templario siempre lo tiene presente, porque es un soldado de la Blanca Milicia de Cristo, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

++nnDnn++

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *