LA LUZ DE LOS TEMPLARIOS

la luz de los templarios

LA LUZ DE LOS TEMPLARIOS

La luz que envuelve a los Templarios, nunca desaparece porque siendo un caballero templario con una voluntad tremenda, hasta la luz se acostumbra a ellos y no lo asustan, aceptan que ya son leyenda, aun cuando esto significa arriesgarse.

Los Templarios se reconocen por la mirada, forman parte del mundo, son guerreros de luz, siempre actúan acertadamente, y han sido y son guerreros de luz de la Blanca Milicia de Cristo, porque siempre buscan un sentido a su vida y terminan encontrándolos a pesar de todas las equivocaciones encontradas en el camino.

El Templario, Caballero o Guerrero siempre está en oración hacia el Padre y saben que la luz celestial lo hacen crecer y no desaparece, saben que necesitan cambios y tienen toda la voluntad para luchar por ellos.

Un Templario, un Caballero de Cristo es un cruzado en todo momento, al hallarse entregado a una doble pelea: frente a las tentaciones de la carne y la sangre, a la vez que frente a las fuerzas espirituales del cielo. Avanza sin temor, no descuidando lo que pueda suceder a su derecha o a su izquierda, con el pecho cubierto por la cota de malla y el alma bien equipada con la fe.

Al contar con estas dos protecciones, no teme a los hombres ni a demonio alguno. Los Templarios son aquellos que te guían o aconsejan hacía donde hay que mirar, pero jamás te dirán lo que tienes que ver. Eso, solo corresponde a uno mismo, porque resulta maravilloso creer en la Luz que te envuelve y pensar que cuando esas luces se apagan, se encienden los sueños.

Los Templarios, Caballeros y guerreros, conocen la sabiduría de sus ancestros, que consiste en saber actuar en cada caso, con y desde el amor, con compasión y empatía hacía todo lo que los rodea, buscando la mejor solución…Los sentimientos desequilibrados de apego, adversión e indiferencia nacen de pensamientos exagerados que no se adecuan a la realidad, ni a la vida de un soldado de la Blanca Milicia de Cristo.

Caballero Templario has estado dormido mucho tiempo, es tiempo de despertar poco a poco para poder compartir tu sabiduría con los otros que hacen el mismo camino, para poder alcanzar tu sueño con una voluntad firme y aunque tengas un objetivo, no temas si el camino para lograrlo no es siempre aquel que se imagina.

Caballero Templario eres un guerrero de luz que no importa si tuviste miedo a entrar en combate, que seguiste tu camino si fallaste en tus obligaciones, que dijiste si cuando deberías negarte, qué heriste a alguien que amabas y con todo esto nunca perdiste la esperanza de ser mejor de lo que eres.

Templario y Caballero eres un luchador experimentado soportas los insultos, conoces la fuerza de tu puño y la habilidad de tus golpes, miras a tu oponente y lo vences sin necesidad de mancharte las manos, porque conoces tu inmensa fuerza y jamás luchas con quien no merece la honra en el combate .

Templario, Caballero, sabes que la perseverancia no tiene nada que ver con la insistencia, qué necesitas paciencia y rapidez en el mismo tiempo y sin querer has dado algún paso en falso, no debes hundirte, usa tus fuerzas y sal de la situación en la cual te encuentras. Y de todas tus victorias, derrotas, entusiasmo o desánimo aprende que la vida no es coherente y hay que vivir con sus contradicciones.

Caballero Templario, Guerrero ora a nuestro Padre, cree en su bondad, en sus milagros, y ten la certeza de que este pensamiento puede cambiar tu vida, porque tú eres Luz y entiendes el milagro de la vida y siempre luchas hasta el final porque lo crees, para mayor Gloria de Cristo nuestro Señor.

++nnDnn++

2 thoughts on “LA LUZ DE LOS TEMPLARIOS”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *