LA HORA DE LOS CAMBIOS

la historia

Caballeros, templarios, guerreros, la historia se repite una y otra vez hasta que aprendamos las lecciones para poder cambiar nuestro camino, ese camino derecho, sin bifurcaciones, el camino correcto que nos conduce a lo que somos…

Templarios, todos tenemos un propósito, un don único o talento especial para ayudar y ofrecer a los demás. Y cuando combinamos ese talento único con el servicio a Nuestro Señor y a los demás, experimentamos el éxtasis y el júbilo de nuestro propio espíritu, que es la meta última de todas las metas.

Caballero, templario, guerrero, no sigas tapándote los ojos, porque te estás quedando ciego poco a poco, observa con los ojos del alma y duerme con los ojos del cuerpo. La semilla de la excelencia está dentro de ti, aliméntala y no habrá nada que no puedas hacer. Así que cuando sientas un vacío en el alma, cuando creas que algo te falta, incluso teniendo todo, vuelve tu pensamiento a tus deseos más íntimos y busca la divinidad que existe en ti…

++nnDnn++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *