A LA SOMBRA DE NUESTROS ANCESTROS

nuestros ancestros

Damas, caballeros, templarios y guerreros, no podemos estar a la sombra de nuestros ancestros, hay una batalla más dura y cruel que todas…el tiempo…el tiempo que no se pierde, ni se gana…solo se invierte. Todo comienzo nace en tiempos remotos, cuando las sombras se adueñan de todo lo que hay a su alrededor y el sonido de las espadas se oían junto con los gritos de luchas, y el olor a sangre derramada de nuestros ancestros, a todo el paso….

.            Templarios, caballeros y guerreros, no fuiste elegido por la Gracia de Dios Nuestro Señor como soldado de la Blanca Milicia de Cristo para vivir en la oscuridad. Hay que mirar en que nos enseñaron nuestros ancestros, que una batalla no es luchar hermano contra hermano, además que todos los seres creados somos hijos del mismo Padre Bendito.

Damas, Caballeros, templarios y guerreros, no permitas que las sombras te alcancen y combate en el día a día contra ellas. No tengas miedo ni sientas temor alguno pues tu escudo revestido con las 7 virtudes templarias te protegen. Allí donde veas injusticias imparte justicia, donde impere la apatía y la desilusión, cúbrete con tu Manto Blanco y apóyate en las enseñanzas y en la gloria de nuestros hermanos mayores.

Templarios, damas, caballeros y guerreros, la batalla del amor contra el odio, la justicia contra la injusticia, la luz contra las sombras, todas estas batallas que libras en tu interior, y piensa en nuestros ancestros, debéis ser firmes como  torres que no se doblegan jamás al embate de los tiempos …esas son las batallas que tienes que ganar, para mayor Gloria de Dios….

++nnDnn++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *