EL SILENCIO

el silencio

Caballero, templario. ¿hace cuánto que no te paras a escuchar el silencio?, ¿Que no cierras los ojos y disfrutas del sonido de la lluvia, o del mar, o de los pájaros?

Dime, templario, ¿cuánto hace que no te pierdes en un amanecer, en una puesta de sol, en una carcajada de las que hacen llorar?

No guerrero, o tú, caballero y templario, tu felicidad no está obligatoriamente al lado de otra persona, sino en ti, en tus momentos, en tus manías, en tus pequeñas cosas, en tus oraciones y en tu fe, en nuestro Señor.

Caballero Templario si viene algún hermano más que las disfrute contigo, será doblemente bueno. Cualquier oración dicha con doble empeño tiene más fuerza y más voz, para la Gloria de nuestro Señor.

Templario, caballero y guerrero el más bello viaje que podemos emprender, es el viaje hacia nosotros mismos. La meta es navegar libres, conscientes, sentirse presencia, no llenar la maleta, sino vaciarla, andar cada día más livianos, pero más humanos. A nadie le faltan fuerzas, lo que a muchísimos les falta es fe y voluntad.

Caballero, templario, el alma se tiñe del color de tus pensamientos. Solo ten fe y piensa sólo en aquellas cosas que están en línea con tus principios y que puedan ver la luz del día, guiado por nuestro Señor.

.            Templarios y caballeros escuchad el silencio de las personas que realizan una oración, que es como un ejercicio mental muy importante antes de tomar una decisión, como considerar decisiones en base tanto a lo positivo como negativo, y después de tomarse el tiempo oportuno ejecutan la acción.

¿Escuchas el silencio de la fe en tus decisiones? Tu templario, caballero y guerrero escúchalo, por el contrario, tomaras decisiones sin pensar, sin reflexionar, sin dudar y te puedes equivocar….

++nnDnn++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *